HANDMADE JEWELRY.MADRID.EST.2022

Consejos para el cuidado de tus joyas

Recuerda: las joyas son lo último que te pones y lo primero que te quitas.

Todas nuestras piezas, a excepción de encargos especiales, están realizadas en latón bañado en oro de 18 quilates. En cualquier caso, sea cual sea el material con el que estén hechas, todas las joyas requieren ciertos cuidados básicos. Debes tratarlas con mimo y delicadeza.

Junto a estos dos principios esenciales, apúntate la siguiente serie de recomendaciones; así alargarás la vida de tus joyas, manteniendo su aspecto original y belleza durante más tiempo:

    • Quítate las joyas antes de realizar cualquier actividad deportiva, evitarás posibles golpes y roces. Además, tienes que saber que el sudor afectará negativamente al color del baño de oro.
      A este respecto, debemos tener en cuenta que el ph de la piel, ya sea por su alcalinidad o por su acidez, puede afectar al aspecto de la pieza, e incluso provocar que salga una mancha verdosa en nuestra piel.
    • También, ya sea en la playa o en la piscina, nunca te bañes con ellas. El agua del mar y el cloro, son enemigos del brillo de nuestras joyas.
    • Del mismo modo, no te duches con ellas, ni siquiera te laves las manos. Intenta mantener siempre tus joyas secas, alejadas de cualquier ambiente húmedo. Si las piezas se mojan o humedecen por cualquier motivo, el metal base puede reaccionar y oxidarse, y por tanto, ennegrecer tu piel.
    • Protege las piezas del contacto y la exposición con productos químicos o corrosivos; con detergentes, ya sean industriales como domésticos.
    • Evita el contacto con fragancias, alcohol, cosméticos, cremas, sprays… Aplícalos antes de ponerte tus joyas.

 

Como ves, el aspecto y la durabilidad del baño de oro se relacionan con el contacto y la reacción química de diversos elementos con su superficie.

 

    • Mantén las joyas lejos de fuentes de calor intenso y cambios extremos y bruscos temperatura.
    • Procura que las joyas no rocen unas con otras, para evitar arañazos; protégelas de los golpes.
    • Para la limpieza de las joyas bañadas en oro, no utilices ninguna gamuza destinada a limpiar joyas de oro o plata, ya que contienen sustancias abrasivas que acabarían con el baño.
      Simplemente, emplea un paño suave. Con este gesto eliminarás posibles restos de suciedad y humedad, y ayudará a mantener su brillo.
    • No guardes las joyas juntas en el joyero, hazlo siempre por separado.
      También puedes hacerlo en el packaging original que enviamos a nuestros clientes con la compra de cada joya. Es una buena opción para evitar que las joyas rocen las unas con las otras.
    • Nunca fuerces los cierres, los puntos de unión o las monturas.
    • En el caso de que las piezas presenten piedras naturales, sintéticas, cristales, esmaltes, resinas o metacrilatos, sigue los mismos consejos anteriormente descritos.
      Presta especial atención a los golpes y rozaduras y sobre todo, a las fuentes de calor, que pueden afectar a la morfología y color de dichos materiales.

 

Queremos que entiendas que las joyas bañadas en oro, por el uso, pierden progresivamente. Ningún baño dura para siempre.

 

Para cualquier consulta, escribe un correo electrónico a postventa@martavaquerizojewelry.com

Suscríbete a las últimas novedades